¡Hola! Me llamo María Pérez Presa y tengo 20 años. Soy una Erasmus en Wroclaw y llevo viviendo aquí desde septiembre del año pasado. Polonia es un país muy diferente a España, una de las cosas que más nos sorprende a todos los estudiantes es que aquí la universidad es gratuita. No nos lo podíamos creer. El primer grado o máster universitario es público y gratuito siempre que se curse en polaco. Esto supone un gran ahorro para los estudiantes, quienes generalmente viven fuera de casa, ya sea en una residencia de estudiantes o en un piso compartido.
En Polonia es raro que un hijo siga viviendo con sus padres si ya es mayor de edad. Es por ello por lo que hay muchos trabajos a media jornada para estudiantes. Es bien sabido que Polonia es un país muy frío en los meses de invierno, por lo que los polacos tienen que ajustar su modo de vida a estas condiciones. Si paseas por una ciudad polaca en invierno te darás cuenta de que las fuentes no tienen agua. Esta es una de las cosas que más me sorprendieron y que más adelante comprendí. Si el río Odra se congeló durante dos meses, no querría imaginar las condiciones en las que estarían las fuentes.
Algo parecido pasa con las terrazas. En los meses más soleados, la plaza mayor está a rebosar de gente paseando o tomando algo en las numerosas terrazas que adornan los alrededores del ayuntamiento. Pues bien, es bajar las temperaturas y no hay estufa que sirva. Tan solo se pueden ver un par de transeúntes valientes a paso ligero. Y es que en inverno, aunque los extranjeros llevamos mal lo del frío, parece que a las gentes de aquí nada les impide que disfruten de su buen helado. ¡Hay heladerías por todas partes! Y sí, están abiertas todo el año.
Unas de las cosas más peculiares que tiene Polonia es respecto al cine. Y no es que no hagan buenas películas ni mucho menos. Lo curioso es el doblaje que hacen. Generalmente tanto en los cines como en la televisión ponen las películas en versión original con subtítulos en polaco. No obstante, de cuando en cuando sí que doblan las películas. Pues bien, cuando hacen esto, una aprecia mucho más la gran escuela de dobladores que tenemos en España. En Polonia el doblaje consiste en una pista de sonido que pisa a la original (pudiéndose escuchar las dos) en la que todo el guión es interpretado por una misma y monótona voz. En la gran mayoría de casos esta voz es grave y masculina y nunca expresa sentimiento alguno. En definitiva, el séptimo arte no es apto para polacos ciegos monolingües.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s