Todo llega a su fin y el Erasmus, la que ya considero la mejor experiencia de mi vida, también.

Wroclaw, mi cuidad polaca de destino, está situada en la región de la Baja Silesia y es la ciudad más calurosa de toda Polonia. Después de alcanzar temperaturas realmente bajas en invierno no imaginaba que el termómetro pudiese llegar a marcar los 40°. La ciudad se transformó por completo. La plaza mayor, también conocida como Rynek, paso a ser una zona de encuentro gracias al mercado de primavera. Su atracción principal estaba formada por unas hamacas colocadas sobre arena a modo playa dispuestas para que la gente descanse y tome el sol.
Si en invierno los polacos no se privan de tomar un helado, comprobé para mi sorpresa que en verano las heladerías se multiplican. Pequeñas ventanas se abrían al público para que los transeúntes, sin desviarse de su destino, pudiesen elegir su helado favorito. Puedes encontrar desde el típico sabor de leche hasta zanahoria o melón. ¡Hay de todos los sabores!

Alguno se podrá preguntar cómo se refrescan las gentes de Wroclaw, una calurosa ciudad sin mar, donde apenas hay piscinas. Pues bien, a las afueras de la ciudad hay un gran lago lleno de toboganes donde la gente va a pasar el día. Es un lugar perfecto para hacer una barbacoa con tus amigos o jugar al volley playa, deporte que ha alcanzado mucha fama en Polonia debido a los galardones obtenidos por su equipo nacional.

Si me tuviera que quedar con un solo sitio de Wroclaw elegiría un sitio alegre, con música a todas horas, cerca del río por el que siempre pasan los cisnes y lleno de gente joven. Todo eso lo tiene la conocida como “Isla de los Estudiantes”, o “Wyspa Słodowa” en polaco, único lugar de la ciudad donde el botellón es legal. En mi memoria quedarán todos los atardeceres desde nuestro banco con todas las personas que hicieron especiales mi Erasmus, donde solo necesitábamos una canción para hacer un instante eterno.

Esto ahora os lo escribo a vosotros. Gracias por acompañarme en esta etapa tan especial. Gracias a Álvaro, Marcos, Elena, Marta y Sergio por ser los mejores cómplices que podría desear. Once Erasmus, always Erasmus. Una experiencia que te cambia, que no caerá en el olvido y que gracias a la cual estoy ya en Inglaterra dispuesta a afrontar mi verano como otra aventura.

María Pérez Presa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s